78. No he Podido Dejar el Azúcar

 

Esta es una frase que leo y escucho constantemente y de alguna manera es una frase que me resuena porque fue mía por mucho un tiempo, creía que no podía dejar el azúcar

Definitivamente dejar el azúcar para mí fue un paso que marcó el inicio de un camino maravilloso en mi vida, experimenté un sin fin de beneficios. Desde mi rosácea en total control, perder peso extra, desinflamación, incluso siento que me rejuvenecí a partir de haber dejado el azúcar.

Si tú has querido dejar el azúcar y no has podido, ya sea por un tema especifico de salud o porque tienes claro que tienes una adicción al azúcar y te sientes fatal por estar en este ciclo de estar dependiendo del azúcar para sentirte bien. Y si ante esto has intentado muchas veces ya, incluso llegas a tener éxito un día o dos y de pronto llega el cumpleaños de tu marido, o el tuyo, o alguien está horneando en casa, o quizá te regalan algo que es tu debilidad, pruebas y simplemente te rindes con la convicción de que no, no puedes y probablemente nunca podrás dejar el azúcar, este podcast es para ti.

Si bien para dejar el azúcar hay una serie de recomendaciones importantes a considerar, temas prácticos, tips e información, considera que la base, el punto de partida es el primer punto a trabajar.

Si consideras que el pensamiento “no he podido dejar el azúcar” es hoy tu realidad, pues entonces este es tu real punto de partida.

Para trabajar en este punto de partida te comparto algo que me pasó esta semana. Como sabes mi trabajo en totalmente en linea. Mi socia Pati vive en New Jersey y yo en Boston, promovemos y compartimos nuestro programa en línea, atendemos a nuestras clientas que están por todo el mundo, imagínate el uso que le doy a mi teléfono.

Uso un sin fin de aplicaciones tanto para promover mi Podcast, atender a mis clientas, cuidar mis redes sociales, acostumbro escuchar audiolibros, tomo cursos para estar constantemente actualizándome y todo esto lo hago en mi teléfono.

Hace unas semanas empecé a recibir avisos y notificaciones alertando falta de espacio en mi teléfono. A pesar de estarlo constantemente teniendo presente, me di a la tarea de depurar aplicaciones, videos, conversaciones y mi teléfono seguía avisándome que mi espacio estaba limitándose.

Llegué a un punto en donde eliminé aplicaciones básicas para mi y mi teléfono insistía. Entre que me puse a revisar y pedí ayuda, descubrimos que un gran espacio de la memoria de mi teléfono estaba siendo ocupada no por aplicaciones, sino por algo clasificado como “others”. Consultando con expertos el mensaje estaba claro, la única manera de recuperar el espacio en mi teléfono sería reseteándolo. Borrar absolutamente todo y empezar de nuevo.

Me tomó un par de días animarme a hacerlo, una parte de mi tenia miedo de perder algo importante. Finalmente lo hice y como lo auguraba quién me lo recomendó: funcionó.

Es solo un teléfono, para mi, es mi herramienta de trabajo. El tener mi teléfono con espacio para poder bajar las aplicaciones que me facilitan mi trabajo realmente me permiten no solo trabajar mejor, sino disfrutar mas mi trabajo.

Francamente esto que me pasó con el teléfono justo en el momento en el que estaba pensando como presentarte este tema que considero es la base, el punto de partida para poder dejar el azúcar me pareció simplemente mágico. Me parece que es la analogía perfecta.

Pienso en todos los tips y cambios que de pronto al querer dejar el azúcar buscamos implementar.

Que si el ayuno intermitente, que si cambiar el azúcar por momentos de meditación , respirar, hacer ejercicio, usar ciertos sustitutos, agregar más verduras de muchos colores, agregar grasas buenas a nuestra alimentación. 

Todos estas propuestas que queremos aplicar que tenemos muchas ganas de hacer parte de nuestra vida, son como esas apps, estas aplicaciones que yo quería agregar a mi teléfono pero no fluían, no funcionaban bien en mi teléfono. Mi teléfono decía que no caben, no entran, no son compatibles con el espacio disponible.

Estos cambios estas propuestas son buenísimas y si que nos pueden ayudar, incluso te cuento que en el próximo episodio continuaremos con el tema. Compartiré consejos prácticos, muy puntuales, lo que a mi me ayudó, lo que veo que funciona, lo que veo que no funciona.

Pero primero, mi invitación es a asegurarte de estar creando en tu vida, el espacio adecuado para hacer todos estos cambios. Prepara el espacio para esos cambios, revisa la base, asegúrate que hay espacio disponible y compatible con lo que quieres hacer.

Date cuenta de que creencias como: “no puedo dejar el azúcar”, “no he podido”, “no sé si podré”, “para mi es imposible”, “con mi familia es imposible”, “con lo antojada que soy nunca lo voy a lograr”, “con mi marido que no me apoya no voy a poder dejar el azúcar” definitivamente no son el espacio de donde vendrá la determinación para hacer los cambios que tanto deseamos.

Y no es que no funcionen los cambios,  no es que los tips no sirven, claro todas somos diferentes pero es que ni siquiera los alcanzamos a probar, no los podemos llevar a cabo porque el espacio desde donde nos movemos puede no ser el adecuado para aplicar esos cambios.

¿Qué te propongo hacer?

Justo lo que hice para poder usar mis aplicaciones que tanto me gustan, con las que puedo crear maravillas, resetear mi teléfono.

Justo esta es recomendación de hoy. Resetea,  limpia, prepara el espacio.

¿Qué ocupa nuestro espacio? Nuestros pensamientos y sentimientos que son precisamente lo que nos llevan a tomar acción.

Revisa tus pensamientos, tus ideas tus creencias acerca de este deseo que tienes de dejar el azúcar, identifícalos y observa lo que te generan.

El “no he podido dejar el azúcar” genera frustración. La frustración no es el espacio ideal para tomar acción y hacer cambios. El “yo no puedo”, el “yo soy tan antojada”, nos genera un sentimiento de incapacidad. El “nadie me ayuda”, “con tanto estrés, con lo comelones y antojados que son aquí”, genera un sentimiento de víctima. Desde un espacio de víctima actuamos solo como víctimas, no con determinación , ni siquiera con claridad, mucho menos con resiliencia.

¿Quieres dejar el azúcar? PUEDES HACERLO.

Colócate en el espacio adecuado, Puedes Hacerlo. Observa, detecta las creencias que no te ayudan, las creencias que están ocupando un espacio muy grande en ti y no le dan espacio a nuevas creencias. ¿Sigues convencida de que no, de que tu no puedes dejar el azúcar? Pregúntate por qué y vuelve a cuestionarte esas respuestas. ¿Y si te dejas de creer eso?

Si le das espacio a ideas como: “lo voy a intentar”, “voy a creer en mi”, “practicaré la paciencia conmigo misma”, “creo que si puedo hacerlo”, iras haciendo entonces haciendo este reseteo, iras entonces haciendo espacio para aplicar esos pequeños cambios que te permitirán lograr lo que tanto deseas. Dale un reseteo a tus pensamientos y prepárate para probar y comprobar cómo es que cambiando nuestra manera de pensar, puede cambiar espectacularmente nuestra manera de vivir.

Si quieres aplicar todo esto con un seguimiento y en el camino de nuestro programa de coaching para bajar de peso Puedes Hacerlo Espectacular inscríbete hoy mismo en monicasosa.com/estoylista estaré encantada de acompañarte en tu espectacular camino.

Con deseos de salud y bienestar para ti y tu familia me despido

Gracias por escucharme

Con cariño

Mónica Sosa

Escucha más acerca de un plan de reseteo y detox en el podcast # 62

sólo da click en la imagen 👇🏼

Close

 

Dame por favor tus datos para poder compartir contigo cada semana estas herramientas que sé que funcionan. 

* Si no recibes inmediatamente un correo de confirmación, busca por favor en el fólder de spam